<
>

¿Qué aportan Montero, Quiñones y Minaya a sus nuevos conjuntos?

play
Sorpresas, motivación y prospectos de impacto en la cima de la primera ronda del Draft de la NBA (1:43)

Katia Castorena hace un rápido análisis de las primeras tres selecciones globales del draft de la NBA, encabezada por la sorpresa del Magic, Paolo Banchero. (1:43)

Los jugadores dominicanos tendrán la oportunidad de demostrar su valor durante el verano a las tres escuadras que les ofrecieron contratos, mientras buscan un puesto dentro de cada equipo de NBA.

La noche del Draft de la NBA 2022 no transcurrió como muchos fanáticos dominicanos esperaban, luego de que ninguno de los tres jugadores elegibles por el país caribeño fuese seleccionado por alguna de las 30 escuadras de la liga.

A pesar de eso, Jean Montero, Lester Quiñones y Justin Minaya tendrán la oportunidad de subir sus bonos durante el verano, gracias a los acuerdos que alcanzaron después del sorteo de novatos. La pregunta obligatoria es qué pueden aportar cada uno de ellos a sus nuevos equipos.

ESPN Digital analiza lo que hicieron antes del draft como forma de establecer qué pueden aportar y sus posibilidades reales de convertirse en jugadores en la NBA.

JEAN MONTERO – NEW YORK KNICKS

Montero, de 18 años de edad, es un guard de 6 pies y 2 pulgadas de estatura con 172 libras que de acuerdo a varias publicaciones posee gran agilidad y manejo de balón aunque debe trabajar en su físico para las exigencias de la NBA. No obstante, es un talento interesante que inclusive en los primeros “mock drafts” de la temporada apareció como una posible selección de primera ronda.

El dominicano es considerado como un guard creativo con la capacidad de modificar el ritmo de juego y es un anotador peligroso desde el perímetro. Obtuvo atención internacional a los 15 años como parte las categorías menores de la Selección de Baloncesto de la República Dominicana (Sub-15, Sub-16 y Sub-17).

Es un gran jugador con la pelota en la mano, teniendo la capacidad de habilitar a otros, así como la de crearse su propio tiro, creando una separación notoria contra defensivos, por lo que es una viable opción ofensiva para los Knicks, si este se ganara un puesto dentro del equipo.

LESTER QUIÑONES – GOLDEN STATE WARRIORS

Dentro de un equipo que acaba de ganar el campeonato, gracias a su estructura y estilo de juego, es difícil encontrar áreas de mejora, aunque las haya.

Sin embargo, Quiñones encaja perfectamente con lo que hace especiales a los Warriors. Es un tirador sólido, sobretodo a distancia (la especialidad del sistema de Steve Kerr), rebota y defiende el área de la pintura de manera adecuada y es especialmente bueno ayudando a generar puntos en jugadas donde no tiene el balón en las manos, lo que quiere decir que absorve a la defensiva.

El equipo ayudaría a ocultar algunas de sus debilidades también. Quiñones presenta ciertos problemas para generar su propio tiro, pero con un movimiento de balón como el de los Warriors, ese aspecto puede ser corregido. Esto quiere decir que hay espacio para que Quiñones inicie como un anotar frecuente viendo minutos desde la banca del equipo en momentos en que jugadores como Klay Thompson o Stephen Curry salgan por descanso, aportando profundidad al equipo.

JUSTIN MINAYA – CHARLOTTE HORNETS

Justin Minaya lleva a los Hornets una dimensión distinta a lo que han venido haciendo hasta el momento, basado en su capacidad defensiva.

Con seis pies y seis pulgadas, así como sus 210 libras, el hijo del exgerente de New York Mets (Omar Minaya) fue uno de los mejores defensivos del Big East, ayudando a los Friars a convertirse en campeones de su conferencia, aunque cayeron derrotados en el torneo nacional frente a Kansas en la etapa del “Sweet 16” (los mejores 16).

Los Hornets han demostrado que pueden anotar, pero su principal problema ha sido defender, por lo que Minaya es una opción que una vez se encuentre lista, podrá aportar de manera inmediata de ese lado del balón. Adicionalmente, es un anotador consistente que puede aportar puntos, en especial en la pintura y descargar un poco de responsabilidad ofensiva a LaMelo Ball.