<
>

Costa Rica decepciona a sus aficionados desde el primer partido en Qatar 2022

play
"¿La Sele estará preparada para este nivel o nos darán una cuota de ubicación?" (0:45)

Érick Lonis no está seguro si Costa Rica podrá hacerle fente a España, Alemania y Japón. (0:45)

Los costarricenses respondieron al llamado de la selección en Qatar, pero el equipo nunca conectó dentro de la cancha

Era el minuto 78 y la afición de Costa Rica se marchaba del Al Thumama Stadium. Los seguidores ticos se fueron antes de que terminara el partido de debut contra España, decepcionados de un equipo que llegó a Qatar 2022 con la idea de ser “campeones del Mundo” y fueron goleados por 7-0 en el primer partido.

Los que no se marchaban de Al Thumama, ya no hacían ruido. La exhibición de valentía se dio en el micrófono, porque en la cancha no hubo nada. Eso repercutió en la grada, que llegó convencida de una gesta como la de Brasil 2014 y se va decepcionada (¿engañada?) por los dirigidos por Luis Fernando Suárez.

En los alrededores del Al Thumama Stadium, previo al partido, paseaba un aficionado Tico con un cartel que calificaba a Costa Rica de “Matagigantes”. El aficionado del equipo centroamericano guardó el mensaje desde antes que terminara el primer tiempo, con su equipo sometido por tres goles a cero en ese momento y sonrojado por la pobre presentación de los suyos.

En los días previos, los jugadores de Costa Rica, cuerpo técnico y psicólogo se empeñaron en predicar un nuevo discurso, pensaron que el ponerse como objetivo ser “campeones del Mundo” iba a servir como arenga para remolcar un equipo que comanda Keylor Navas y Joel Campbell en la cancha.

Esa idea se contagió a los aficionados de Costa Rica, que con el antecedente de Brasil 2014, pensaron que “lo imposible era posible”. España los regresó a la realidad, con tres goles en el primer tiempo y cuatro en el segundo, para un deshonroso 7-0 final, que pone a los centroamericanos en la orilla de la cornisa apenas en el inicio de la competencia.

Para el minuto noventa, cuando Álvaro Morata había anotado el 7-0, en el lado de la grada de Costa Rica, detrás del arco de Keylor Navas, ya no había nadie.