<
>

Jacob Blake: Oficial acusado de dispararle no enfrentará cargos en Kenosha

play
Magic abandona la duela luego del boicot de los Bucks (0:26)

Milwaukee decidió no jugar el Juego 5 ante Orlando en protesta por el tiroteo policial a Jacob Black en Kenosha, Wisconsin. (0:26)

Los fiscales en Kenosha, Wisconsin, decidieron el martes no presentar cargos penales contra un oficial de policía por el tiroteo de Jacob Blake en agosto.

El tiroteo a Blake llevó a los jugadores de la NBA a protestar y no jugar partidos del 26 al 28 de agosto. Más de 100 empleados de la liga se retiraron en solidaridad con los jugadores el 28 de agosto. La WNBA pospuso seis juegos el 26 y 27 de agosto. También hubo 14 juegos de Grandes Ligas que se pospusieron cuando los jugadores se negaron a salir al campo, incluido un partido del 26 de agosto que involucró a los Milwaukee Brewers.

Blake, que es afroamericano, recibió siete disparos por parte del oficial de policía blanco de Kenosha, Rusten Sheskey, el 23 de agosto. Blake quedó inválido.

El tiroteo, que fue capturado en video, provocó grandes protestas en Kenosha, con más de 250 arrestados durante varios días de disturbios.

El fiscal de distrito del condado de Kenosha, Michael Graveley, dijo el martes que "tendría que refutar la expresión clara de estos oficiales de que tenían que disparar un arma para defenderse".

Agregó Graveley, quien dijo que le había informado a Blake de la decisión de no presentar cargos: "No creo que el estado ... pueda probar que el privilegio de la autodefensa no está disponible".

Graveley indicó que es "incontrovertible" que Blake estuviera armado con un "cuchillo con forma de hoja de afeitar" cuando le dispararon. Graveley dijo que Blake había admitido poseer el cuchillo, pero el fiscal no tiene planes de acusarlo.

Los otros dos policías en el lugar, Brittany Meronek y Vincent Arenas, tampoco enfrentarán cargos, destacó Graveley. También dijo que no planea acusar a Blake.

Ben Crump, abogado de la familia de Blake, expresó su decepción con la decisión, diciendo que "destruye aún más la confianza en nuestro sistema de justicia" y envía un mensaje de que está bien que la policía abuse de su poder.