<
>

Pellistri, el chiquito que sorprendía con su juego y que no perdía ni una carrera

Facunco Pellistri ya se destacaba en las inferiores de Peñarol Peñarol.org

El futbolista uruguayo Facundo Pellistri llegó al Manchester United por una cifra millonaria, en un salto poco habitual entre el Campeonato Uruguayo y la élite inglesa. Sin embargo, los que lo conocieron desde pequeño, no están sorprendidos por su meteórica carrera y aguardan con ansias lo que puede traer el futuro para este joven futbolista.

Nadie quería a Facundo a su lado... en la pista de atletismo. En los entrenamientos de 50 y 75 metros llanos del Colegio Ivy Thomas, sus compañeros sabían que en cuanto se acomodaba en un carril junto al de ellos, la carrera estaba perdida.

El actual futbolista del Manchester United destacó en lo atlético mucho antes de llegar al profesionalismo y dejar surcos en paralelo a las líneas de cal. Marcelo Barreiro, coordinador de Deportes del mencionado colegio -al que Pellistri asistió entre tercero de Primaria y cuarto de liceo-, dijo a ESPN que las aptitudes deportivas del futbolista fueron notorias desde siempre. “Cuando llegó del otro colegio, el primer día se vio que era muy rápido, muy buen atleta. Ganaba las carreras de velocidad, lo hizo a lo largo de todo Primaria. En Secundaria se dedicó más al fútbol y ahí ya se veía que era algo distinto al resto”, comentó.

Aquel muchacho de pelo largo, tímido, tranquilo, al que “si no le hablabas, no te hablaba”, se salía del cascarón cada vez que pisaba un terreno deportivo. “En la cancha era intratable, siempre era el que destacaba. Cuando era más chico, sobre todo, hacía cosas que los otros ni las podían pensar”, relató Barreiro. El coordinador de Deportes dijo que si bien el Ivy Thomas tiene una peculiar tradición de haber acogido a varios estudiantes que llegaron a jugar al fútbol en el primer nivel (Carlos De Pena, Ignacio González, Andrew Teuten, entre otros), en esos años ya “se veía que Facundo estaba para más”.

EL "PELUDO CHIQUITO" QUE LA LLEVABA DE ÁREA A ÁREA

Esa impresión ya la dejaba Pellistri en el fútbol infantil. Llegó con cuatro años al club La Picada, que por entonces compartía su cancha con Unión Vecinal en Villa Dolores. “Había que haber puesto dos pelotas: una para él y otra para los compañeros, era impresionante”, recordó Daniel Cedrés, actual entrenador del club y exdirectivo. Aquel “enano peludo chiquito que sorprendía por lo que jugaba” daba una ventaja grande porque cumple años en diciembre, por lo que “regalaba” un año en su categoría.

Milton Dusio, que también entrena a los pequeños futbolistas de La Picada, aportó una anécdota sobre los goles de Pellistri en aquellas épocas, que no tuvo el final esperado: “Había un arquero, que el padre es mi amigo; pasó que Facundo se tiró a sacarla con los dos pies y la metió en contra, con lo que mi amigo ahora le dice al hijo: al primero que le hizo un gol Pellistri fue a vos”, comentó, entre risas. Dusio indicó que aquel Pellistri infantil “se tiraba mucho al piso a marcar”, aunque lo que se destacaba no era su habilidad defensiva sino su velocidad y capacidad de encarar a los rivales: “Literalmente, la agarraba en un área y llevaba la pelota hasta la otra”. A él no le sorprendió “para nada” la proyección que tuvo el futbolista en un período tan corto de tiempo, pasando de las inferiores de Peñarol a firmar un pase multimillonario por el Manchester United en poco más de un año.

LA RESPONSABILIDAD DE VESTIR LA AURINEGRA
Ya en Peñarol, como suele suceder en las categorías inferiores del fútbol de AUF, los rivales empezaron a tomarle los puntos a aquel extremo derecho rapidísimo, y hasta modificaban sus planteos para poder frenarlo. “Los chiquilines muchas veces se conocen, sobre todo, a los que son diferentes, desequilibrantes, todos los identifican. También pasaba con Fede Valverde, Diego Rossi, Facundo Torres, el “Canario” (Agustín) Álvarez Martínez. Cuando tienen 15 o 16 años, los rivales entran a la cancha y ya saben a quién tienen enfrente, y los equipos rivales fueron diseñando estrategias para pararlo a Facundo, como hacerle marcas escalonadas o esperarlo. Eso hizo que él tuviera que ir adquiriendo otras herramientas”, explicó Pablo Torres, presidente de las divisiones formativas de Peñarol.

El hecho de tener el ojo de los rivales siempre encima podría haber entorpecido el desarrollo de Pellistri, pero Torres destacó que se trata de un joven muy inteligente y receptivo que “cuando el técnico le pide algo, él lo cumple”. “Tiene bien claro que todo lo que se le dice es por su bien, escucha, presta atención, pregunta lo que no entiende y trata de hacer las cosas”, añadió.

La buena disposición al trabajo y la responsabilidad ante lo que tiene por delante la llevaba desde antes de ser un futbolista de Primera División. Raúl Zanella, coordinador general de Secundaria del Ivy Thomas, destacó el hecho que el jugador aceptara “el desafío de llevar adelante una carrera con aspiraciones profesionales como futbolista y, al mismo tiempo, responder y permanecer en un colegio con una exigencia académica muy importante, y enfrentar ambas cosas con éxito”. A modo de ejemplo, comentó que al final del cuarto grado, en el colegio se realiza un viaje final con toda la generación a Inglaterra (donde estuvo cerca de su actual hogar, Manchester, pero no llegó a conocerlo). Las charlas con los padres de Facundo duraron meses, pero el esfuerzo de ambos permitió que lograran coordinar para que pudiera hacer el viaje sin fallarle a Peñarol en sus compromisos. El joven terminó viajando con su padre algunos días después de que salió el grueso del grupo de sus compañeros, y volvieron un día antes a pedido de Pellistri para cumplir con su club. “Lo destacable es que más allá de su talento, que es innegable, está el tema del profesionalismo con el que seguro va a encarar este desafío en Manchester, no tengo ninguna duda”, señaló Zanella.

EL MONSTRUOSO DIABLO ROJO
Los que lo conocieron desde pequeño, destacan el compañerismo y buenas maneras de Pellistri para con sus pares en el vestuario, pero la llegada al entrenamiento en un mega club mundial como el Manchester United, puede llegar a impactar de distintas maneras a un joven que cumple 19 años este diciembre. Para Pablo Torres, hay dos tipos de mentalidades en los juveniles cuando se enfrentan a ese tipo de desafíos: los que tienen inconsciencia ante ello, por lo que no les pesa un salto de ese tipo; o los que son como Facundo. “Es tremendamente consciente de todo, un chiquilín sumamente inteligente, le da a las cosas el valor que les corresponde y las toma con naturalidad: si estoy acá es porque me pusieron, porque algo valgo. Él funciona de esa manera, no le pesa. Está muy bien criado, sabe lo que vale, pero no se cree más que nadie. Estoy seguro que no va a tener ningún problema de vestuario en ningún lado que vaya”, comentó el dirigente de formativas aurinegro.

Mientras suma minutos en el equipo sub-23 de los Diablos Rojos, Pellistri apunta a su debut en la Premier League, momento para el que, según el entrenador, Ole Gunnar Solskjaer, no falta mucho.