<
>

Cuatro Esquinas: ¿Tiene sentido la pelea de trilogía entre Tyson Fury y Dereck Chisora?

play
Fury, Chisora cara a cara después de anunciar la trilogía (0:42)

Tyson Fury y Derek Chisora se miran fijamente después del anuncio oficial de la pelea de trilogía para diciembre. (0:42)

El púgil inglés Tyson Fury (32-0-1, 23 KO's), campeón de peso pesado en la versión del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) confirmó que peleará contra su compatriota Dereck Chisora (33-12-0, 23 KO's) en un combate que completará la trilogía entre ambos y se celebrará el 3 de diciembre en el estadio del equipo de fútbol Tottenham Hotspur.

No por esperada, la noticia adquiere tintes de sorpresa. Después del tira y afloja sobre su retiro, y el culebrón en torno a una potencial confrontación con Anthony Joshua (24-3-0, 22 KO's), la opción de Chisora no emergía como las más apetecibles, aunque hay razones para creer que sí será interesante y otras que no.

¿Tiene sentido o no la pelea? Acudimos a los expertos de ESPN Deportes en busca de claridad sobre este pleito que, en apariencia, antecederá un esperado combate unificatorio (contra Oleksandr Usyk) que definirá al primer campeón indiscutible de peso completo en la era de los cuatro grandes organismos: CMB, Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Organización Mundial de Boxeo (OMB) y Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Jaime Vega-Curry: ¿Sentido, en general? No. ¿En particular? Tampoco. ¿Quiere llevarlo al extremo? Bien, probablemente haga sentido para aquellos fans extremos de Tyson Fury, a quienes les baste con verlo en acción, tal y como lo verían en un video de redes sociales... pero con el coste adicional del PPV. Sume al propio Fury y pare de contar.

Agravante No.1: Fury viene de literalmente jugar con todas las estructuras del mundo del boxeo al anunciar su retiro y luego dar marcha atrás en más de una ocasión; luego provocar a la audiencia con potenciales encuentros con Oleksandr Usyk y Anthony Joshua, ¿para finalmente seleccionar a un rival que nadie ha reclamado como Dereck Chisora? ¿Es eso un premio de consolación? ¿Consolación para quién, para sí mismo porque llevaba tiempo diciendo que quería una tercera pelea?

Agravante No.2: Fury tiene a su haber una de las más grandes trilogías de los pesos pesados -y quizás en general- con su épico pareo frente a Deontay Wilder, de la cual Fury emergió exitoso no sin antes tener que levantarse de la lona una y otra vez y sufrir la única mancha de su carrera (un empate). Todo lo contrario a las dos primeras victorias sin apuros de Fury en su rivalidad contra Chisora. Para la posteridad, los records dirán, "Fury tuvo una grandiosa trilogía ante Wilder... y también tuvo otra trilogía". Exacto, no hace falta decir más.

Agravante No.3: La primera vez que se enfrentaron Fury y Chisora, ambos estaban invictos; ambos con 14-0. Muy bien hasta ahí. La segunda, Fury se mantenía invicto mientras Chisora ya sumaba cuatro derrotas. ¿Y ahora? Fury tiene 32-0-1, Chisora 32-12-0 y ha perdido tres de sus últimas cuatro peleas. Dicho todo eso, al parecer la pelea se dará, Fury se embolsillará varios millones de dólares, y reiniciará el ciclo de anunciar su retiro, luego arrepentirse, anunciar otro rival... y a cruzar los dedos de que ahí si sea alguien de mérito.


Damián L. Delgado Averhoff: No y sí. No, no son desvaríos. Desde el punto de vista del espectáculo, probablemente solo al entorno de ambos protagonistas le interese este cierre de capítulo de la trilogía. A todos o, mejor dicho, a la mayoría le queda claro que Fury está por los menos, siendo benévolo con Chisora, dos escalones por encima del retador.

play
3:22
¿Cuál es la próxima gran pelea que tendrá el boxeo?

Bernardo Osuna y David Faitelson analizan el panorama del pugilismo para los siguientes meses.

La primera pelea entre ambos se remonta al 23 de julio de 2011. ¡Más de 11 años! Aquel pleito fue una fácil victoria de Fury por decisión unánime. Las tarjetas de los jueces no dejaron mucho margen de dudas sobre qué sucedió en el ring de la Arena Wembley: Richard James Davies (118-111), Phil Edwards (117-112) y Ian John Lewis (117-112).

El segundo combate (29 de noviembre de 2014) ni siquiera llegó al límite. La esquina de Chisora lo retiró del pleito al finalizar el décimo round. Con estos antecedentes no tengo dudas que el interés en una tercera trifulca es mínimo.

Pero, y siempre los hay, el lado positivo de esta trilogía es que Fury finalmente cerró el debate sobre su retiro y podrá usar a Chisora como una especie de sparring oficial de cara al enfrentamiento con Oleksandr Usyk, mega combate que con la reciente decisión de Fury parece más cercano.


Víctor O. López: No tiene nada de sentido, y me parece que es una farsa para alguien que debe estar apuntando hacia al frente en vez de mirar hacia atrás. La realidad es que la lista de posibles oponentes para Fury empieza y termina con Oleksandr Usyk; esa es la pelea que todos queremos ver.

Quizás puedes mencionar a Anthony Joshua, quizás puedes mencionar a Andy Ruiz Jr. Pero más allá de eso, y otros pesos pesados en ascenso, no le veo muchas opciones. Entiendo que Fury quiera mantenerse activo con una pelea cómoda que le permita ganar millones y crecer su fama, en vez de esperar por Usyk. Pero Chisora, ¿en serio? Por lo menos yo no estaré pendiente.


Saúl Trujano: Sí, en el mundo de Fury. En el escenario actual del boxeo casi todo lo que hace o dice Tyson Fury es atractivo por el lado comercial, genera a expectativa alrededor de sus comentarios de retirarse y volver. En esta ocasión también Fury necesitaba pelear, seguir nutriendo la marca y enfilarse para 2023 contra Usyk.

Respecto al espectáculo o garantía de buen boxeo, ahí no tiene mucho sentido. Son rivales de diferente talante, la clasificación del CMB lo demuestra (Fury 1, Chisora el 9), así que no debería estar en riesgo la victoria de Fury y una trilogía de triple victoria para el mismo lado seguro que no quedará por mucho en la memoria de los fanáticos.

La conclusión es que, en medio de las circunstancias actuales, todo lo que haga Fury tiene un grado de importancia, atrae a los medios y genera reacciones, aunque sean ocurrencias, aunque sean berrinches. Es Fury, y el show continúa.