<
>

Emili Rousaud renuncia a ser candidato a la presidencia del Barcelona

play
Las promesas de los diferentes candidatos a la presidencia del Barça (2:36)

Jordi Blanco hace un recuento de las campañas de los candidatos a presidir el Barcelona. (2:36)

BARCELONA -- Emili Rousaud presentó este jueves su renuncia a la carrera electoral a la presidencia del FC Barcelona y no se convertirá oficialmente en candidato, una condición que salvo sorpresa general sí tendrán Joan Laporta, Víctor Font y Toni Freixa.

Este jueves Rousaud entregó al club azulgrana una renuncia formal sin esperar al recuento final de firmas validadas por la Junta Electoral, que debe terminar durante el día de hoy.

El miércoles por la noche el mismo precandidato explicó que tenía 1,952 papeletas validadas, 50 nulas y 500 pendientes de validación. El lunes Rousaud había entregado al club 2,510, una cifra ligeramente superior a las 2,257 necesarias para pasar el corte.

"El miércoles por la mañana tuvimos una reunión con Toni Freixa y llegamos a un principio de acuerdo para hacer un pacto electoral", desveló el ex vicepresidente institucional en la rueda de prensa que convocó para explicar su decisión.

La propuesta de este pacto era que Toni Freixa fuese el candidato, Emili Rousaud el vicepresidente primero y que seis directivos del equipo de 'Els millors, al Barça!' (Los mejores, ¡en el Barça!) formaran parte de la junta directiva.

"Pero los miembros de mi precandidatura decidieron de forma unánime no tirar adelante el pacto por una cuestión de dignidad después de lo sucedido con las papeletas y retirarnos", añadió el ex vicepresidente institucional del Barça.

También admitió que llegó a plantearse una unión "hasta con tres candidaturas porque veía" este pacto "como la opción de ganar las elecciones" y que previamente le ofreció "una vicepresidencia a Lluís Fernández Alà".

El hecho clave para abandonar la carrera electoral fue la aparición de una papeleta de Agustí Benedito entre las suyas durante la validación: "Todas nuestras papeletas iban con el DNI y estaban registradas y después apareció una papeleta de Agustí Benedito entre las nuestras. La sensación que tengo es de guerra sucia. No creo que sea un acto fortuito, sino de mala fe".

En este sentido, Rousaud explicó entre lágrimas que su equipo prefiere quedarse "fuera" y esto le "duele mucho por Josep Maria Minguella (su vicepresidente deportivo)".

De cara al futuro, dijo que les gustaría "volver a presentar la precandidatura" y que con esta experiencia han "aprendido mucho".