<
>

Claves de Herediano para entrar en "equipos grandes" del fútbol femenino

play
Herediano mejora las condiciones de sus campeonas nacionales (1:13)

Para tener un proyecto exitoso hay que apoyar con todo lo que sea posible y Herediano FF lo sabe. (1:13)

Las florenses lograron coronarse recientemente como campeonas del campeonato costarricense

El Club Sport Herediano Fútbol Femenino llegó para quedarse en el balompié costarricense y, en cuestión de un año, pasaron de no tener presencia en la Unión Femenina de Fútbol a ser las campeonas nacionales.

En ESPN analizamos las claves que le permitieron al Herediano entrar en el mapa de la liga femenina y ganarles el pulso a grandes instituciones como el Deportivo Saprissa y la Liga Deportiva Alajuelense:

Bases sólidas

Herediano tomó una buena decisión al poner su mirada en la franquicia de la extinta Asociación Deportiva Moravia para iniciar su proyecto. Los florenses decidieron no comenzar desde cero su equipo en la Primera División Femenina y apostaron por asociarse con uno de los dos equipos más fuertes de la Uniffut en aquel momento.

Mejores bases no pudieron haber encontrado y, otro punto de suma vitalidad, no se quedaron ahí. Potenciaron al equipo, construyendo sobre el gran nivel futbolístico que ya tenían y mejorando las falencias económicas que el club tenía. Es así como dieron el primer paso y, al mismo tiempo, un golpe fuerte en la mesa de la liga femenina.

“Anteriormente, cuando éramos Moravia, no había un equipo de Primera División Masculino, entonces el apoyo era más complicado. Ahora pasamos a ser Herediano, una institución grande, que tiene afición, que tiene más apoyo y creo que ha sido algo muy positivo para nosotras”, comentó María Paula Coto, jugadora florense, a ESPN.

Aprendizaje rápido y apoyo total

Pese a que los florenses ya se habían adentrado previamente en el fútbol femenino dos veces, la experiencia era muy poca y se tuvo que iniciar un proceso de aprendizaje. Tanto la directiva como el personal administrativo mostraron su completo apoyo al nuevo proyecto, siendo el presidente Juan Carlos Retana y el gerente Jafet Soto piezas fundamentales en el éxito de la nueva franquicia.

Los rivales que se tenían al frente, como lo eran Saprissa y Alajuelense, en mayor o menor medida sí tenía un fuerte respaldo de las instituciones y sus jerarcas, por lo cual el comprometerse de lleno era fundamental para la competir en la carrera que tenían en frente.

Inversión y mejoras en las condiciones

El tercer punto, y más importante de todos, el compromiso fue de la mano con inversión. En el Herediano querían ser las mejores y, para lograrlo, debían estar al nivel de las mejores, es por esto que las mejoras salariales, los fichajes y la construcción en infraestructura tenían que estar a la altura de sus ambiciones.

Fichajes como los de Gloriana Villalobos, renovaciones de jugadoras sobresalientes como María Paula Coto y la construcción del nuevo estadio Eladio Rosabal Cordero son algunos ejemplos de como el respaldo económico hace la gran diferencia en una liga que da sus primeros pasos a la profesionalización. La filosofía de las florenses no es invertir de manera masiva, sino hacerlo inteligentemente, y esa buena planificación las ha llevado a lo alto del torneo nacional.

“El proyecto ha ido aumentando. El estadio nuevo, el tener nuestro propio camerino, la pretemporada en México, las mejoras en las condiciones, todo esto nos hace ir de poquito en poquito, pero seguro”, finalizó María Paula Coto a ESPN.

Solo el tiempo dirá qué tan lejos llegará el Herediano Fútbol Femenino pero, por el momento, el norte está claro y ya se codean entre los equipos más grandes de Costa Rica.