<
>

La pelea contra Mike Tyson le da a Roy Jones Jr. una oportunidad más de inspirar a una generación

play
Roy Jones Jr. sabe que Mike Tyson va a tratar de arrancarle la cabeza desde el inicio (0:51)

Roy Jones Jr. espera que Mike Tyson vaya hacia delante en todo momento en el combate de exhibición del próximo 12 de septiembre. (0:51)

Andre Ward tiene sentimientos encontrados.

Por un lado, el campeón retirado de dos divisiones está emocionado. Por otro lado, está preocupado.

Cuando Mike Tyson y Roy Jones Jr. entren al ring para su pelea de exhibición de ocho asaltos el sábado, Ward sin duda estará sintonizado para presenciar el enfrentamiento entre dos de las ex estrellas más grandes del boxeo.

"Les da a ambos peleadores la oportunidad de rascarse esa picada, porque sé que todavía la tienen. Les da una razón para ponerse en forma, regresar al gimnasio, y luego regresar a la mente de los fanáticos del boxeo en todo el mundo, y [la reacción inicial] fue simplemente entusiasmo como, 'wow, ¿qué están haciendo?'", dijo Ward. "Y luego, a partir de ahí, empiezas a pensar en la realidad de que ahora son mayores, y '¿deberían estar haciendo esto?'

"Mike y Roy se han ganado el derecho de hacer lo que quieran hacer en el ring de boxeo y saben en lo que se están metiendo", agregó. "Han estado haciendo esto toda su vida, y si quieren pelear en una exhibición, ¿quién soy yo para decir que no deberían hacerlo? Entonces, tengo sentimientos encontrados al respecto, pero a la vez estoy emocionado".

A los 51 años, Jones insiste en que su regreso al ring no es para revivir ninguna gloria pasada. Su currículum habla por sí solo.

"No. Eso ya está todo en YouTube. Eso está entre todos los aspectos más destacados", dijo Jones a ESPN. "Tendrán un vistazo cuando me vean, pero [mi legado] ya está grabado en piedra".

En su mejor momento, el ex rey libra por libra deslumbró a los fanáticos con su velocidad de mano cegadora, un gancho de izquierda característico, reflejos rápidos como un gato y el talento físico otorgado por Dios para desafiar todos los fundamentos del boxeo mientras inspira a futuras estrellas como Ward y el actual campeón invicto de peso welter Terence Crawford en el proceso.

"Roy Jones siempre fue mi peleador favorito, él y Floyd Mayweather. Incluso cuando era niño, siempre solía correr a casa y asegurarme de ver las peleas de Floyd Mayweather y Roy Jones Jr.", recordó Crawford. "Realmente no me importaba mucho el resto. Solía ver el boxeo como un loco, pero esos eran los dos boxeadores que realmente admiraba ver".

Jones ganó títulos en las divisiones de peso mediano, súper mediano, semipesado y pesado, casi siempre en combates entretenidos.

A través de sus primeros 50 combates, la única derrota de Jones fue por descalificación ante Montell Griffin. Recuperó fácilmente su título en una revancha con un devastador gancho de izquierda/uppercut que derribó a Griffin. Su dominio se desvaneció luego de una derrota por nocaut técnico en 2004 ante su rival de la infancia Antonio Tarver, y perdió ocho de sus siguientes 25 peleas. Pero no importa cuán duro haya sido desafiado a lo largo de los años, Jones nunca ha entrado al ring contra un golpeador tan duro como Tyson.

Para Jones, pelear contra Tyson es un momento en su lista de deseos, incluso con Iron Mike teniendo 54 años.

"Es algo hermoso, pero es por eso que realmente no se puede rechazar una situación como esta", dijo Jones. "Te respetan porque eres una leyenda, pero también te respetan porque eras una leyenda que no esquivó nada, así que si esquivas [una pelea con] Mike Tyson, algo que querías hacer en tu mejor momento, si lo esquivas ahora, ¿realmente seguirás siendo considerado esa leyenda?”.

"No, no lo eres, porque lo esquivaste porque pensaste, 'Oh, eras demasiado viejo’, o estás preocupado por tu salud de repente. Espera un minuto, ¿has boxeado por cuánto tiempo? Treinta y nueve años y ahora, de repente estás preocupado por tu salud. Sé sincero. Vamos, hermano".

La inspiración

Para cuando llegó el otoño de 2002, el boxeo no se sentía igual para un Ward de 18 años.

Su padre, Frank, murió de un ataque cardíaco repentino el 26 de agosto de ese año y, a pesar de que su exitosa carrera amateur iba en aumento, lo arriesgaba todo mientras estaba de duelo.

"Ese fue un momento muy difícil para mí en mi vida porque acababa de perder a mi papá y me estaba tambaleando un poco por eso", dijo Ward. "Estaba en las calles, metiéndome en problemas".

Pero su eventual manager, James Prince, le presentó una oportunidad que le cambió la vida al conocer a Jones, su héroe del boxeo, mientras Jones estaba en la cima de sus poderes. Prince, un magnate del rap con sede en Houston, lo preparó para que Ward pasara un tiempo con Jones en Portland, Oregon, donde Jones estaba listo para defender su campeonato de peso semipesado contra Clinton Woods.

"Solo quería que él viera lo que se siente estar en ese centro de atención, porque una vez que estás en ese centro de atención, te da hambre. Run-DMC lo hizo por mí", recordó Jones. "Cuando era niño, pude ir a ver Run-DMC, y después del concierto los llevé de regreso a su hotel y fue lo más divertido para mí”.

"Ver a toda la gente admirándolos, queriendo estar cerca de ellos y querer verlos y conocerlos, fue muy inspirador para mí", continuó. "Así que eso me inspiró a querer ser algo, y dije que si podía devolvérselo a otro niño, lo haría y quería devolvérselo a Andre. Dejé que Andre viniera a ver cómo era ser yo para inspirarlo".

Desde la entrada al ring de showman, donde interpretó su canción de rap "And Still" con mujeres bailando a su alrededor después de ser levantado del suelo, hasta su dominante victoria por nocaut técnico en el sexto asalto sobre Woods, que obligó a la esquina de Woods a tirar la toalla, Ward estaba tomando notas. Su rostro de adolescente se puede ver en el ring levantando uno de los cinturones de campeonato de Jones. Luego se tomaron una foto juntos.

Ward, quizás animado por el tiempo que pasó con Jones, se convirtió en un medallista de oro olímpico en 2004 en Atenas, Grecia, y tuvo una prolífica carrera, retirándose como campeón profesional invicto a los 33 años. Incluso después de pasar una cantidad considerable de tiempo dentro de la cabina de transmisión de boxeo viendo peleas casi todas las semanas, Ward todavía enumera a Jones como su boxeador favorito de todos los tiempos.

Crawford, a quien Jones coloca en la cima de su lista libra por libra actual, tiene la misma curiosidad por saber cómo se desarrollará esta pelea de Tyson-Jones. Tampoco puede evitar reflexionar sobre todos los logros de Jones que lo atrajeron al deporte cuando era joven.

MÁS: Cómo ver Tyson vs. Jones Jr., streaming y comprar el PPV

"Todo. Como sus entradas al ring, cuando noqueó a Montell Griffin. Cuando venció a Vinny Pazienza", recordó Crawford sobre Jones. "Esos fueron grandes momentos de Roy Jones Jr. o cuando subió al peso pesado y venció a John Ruiz. Eso por derecho propio fue genial y mucha gente no habla de la pelea con él y James Toney y la primera con Bernard Hopkins. Fueron grandes momentos en los que mostró mucha habilidad, velocidad y todo [su arsenal] en esas peleas porque tenía que hacerlo".

Crawford se pregunta si a Jones le queda un último momento destacado, y definitivamente estará observando.

"Claro está, es entretenimiento", dijo Crawford. "Viste a Julio César Chávez subirse al ring y hacer una exhibición. Muchos peleadores del pasado regresan al cuadrilátero y lo hacen por amor al deporte o para recaudar dinero, y son ellos quienes dan de vuelta".

Diez años en proceso

La pelea entre Jones y Tyson tardó años en hacerse realidad, y se discutió mucho antes de que finalmente se concretara esta pelea de exhibición. Hace diez años, Prince intentó entablar una pelea entre el dúo.

"Habíamos hablado de eso, fuimos a Texas ... Houston en ese momento, y hablamos de eso, pero nunca se materializó", confirmó Tyson.

Esa curiosidad por lo que pudo haber sucedido hace años es una de las razones por las que están aquí hoy como hombres mayores. Jones compara su enfoque mental antes de entrar al ring contra Tyson con otra leyenda del boxeo.

"Realmente estaba hablando más sobre el aspecto mental de cómo funcionan las mentes", dijo Jones. "Me preguntaría cómo habría trabajado la mente de Muhammad Ali en contra de la mente de Tyson, y ahora tengo una mente similar a la de Muhammad Ali, así que veo una oportunidad ahí".

Hasta el día de hoy, es difícil para Jones señalar un momento específico que consolidó su grandeza en el deporte. En cambio, deja eso a los analistas y boxeadores más jóvenes, como Ward y Crawford, quienes profesan su amor por su estilo de pelea.

Aunque la pelea contra Tyson le dará otra oportunidad de perseguir su pasión de toda la vida, en el fondo no definirá su carrera en general. Es solo otra pelea, y si sale bien, podría abrir la puerta para que otros ex boxeadores prueben otra vez la acción del ring.