<
>

Djokovic va por más en el Masters 1000 de Monte-Carlo

El Masters 1000 de Monte-Carlo es un torneo especial, por su tradición, el glamour y la historia que lo rodea. Allí, Novak Djokovic ganó dos títulos y en ambos casos le ganó al rey de la arcilla, Rafael Nadal, aunque en distintas rondas. Y ahora va por más, en su condición de N°1 del mundo.

Durísimo en canchas duras, sus favoritas, Djokovic fue creciendo en el lento clay y se hizo aún más grande. De hecho, es el único en conquistar al menos una vez cada uno de los nueve Masters 1000 y además luego lo hizo en dos oportunidades. Por eso su grandeza, siendo también el máximo campeón de los torneos de ese nivel, ya que superó en 2020 a Nadal y hoy acumula 36 títulos M1000.

Un ejemplo de la calidad del serbio y su evolución desde la base en arcilla se vio en 2013. Nadal había ganado sus ocho primeras finales en Monte-Carlo y de manera consecutiva, pero ese año no pudo aumentar su invicto allí, ya que fue precisamente Djokovic el que se impuso y sin ceder un set en la definición, por 6-2 y 7-6 (1).

El español volvió a ganar otras tres copas en dicho certamen y ostenta la marca tope de 11, pero sin dudas el serbio lo frenó en aquella ocasión. Dos años después, otra vez apareció Djokovic para ponerle la tapa a Nadal en Monte-Carlo, en ese caso en semifinal y con otra victoria en sets corridos, por doble 6-3.

En 2015, Djokovic le ganó el choque definitorio al checo Tomas Berdych, siendo ese su segundo y último éxito en dicho torneo, donde se siente muy a gusto ya que el diestro de Belgrado reside en el Principado de Mónaco con su familia y practica en general en ese lugar.

El récord del serbio en Monte-Carlo es 34-11. El dato más llamativo es que en las cuatro ediciones últimas no pudo superar la barrera de los cuartos de final, justo después del citado título de 2015. En este certamen, Djokovic perdió tres años con el suizo Roger Federer y en cuatro oportunidades cedió ante un rival español, dos frente a Nadal y ambas en finales.

En 2020, la pandemia del coronavirus provocó la suspensión de la gran cita y ahora el líder del ranking mundial conoce su cuadro, que es de mucho cuidado. En su debut, por segunda ronda, podría tocarle ya el joven ascendente italiano Jannik Sinner, finalista del reciente M1000 de Miami, y luego podría medirse con el polaco Hubert Hurkacz, ganador de dicho torneo.

El serbio está invicto en 2021, con nueve triunfos oficiales en singles. Pero no juega desde hace más de un mes medio, cuando se coronó en el Abierto de Australia. Hay que ver cómo reaparece en el circuito.