<
>

Arthur se perfila para ser el séptimo brasileño que deja el Barcelona después de la salida de Neymar

play
José del Valle: 'El Barcelona sigue siendo Messi dependiente' (2:13)

En Jorge Ramos y su Banda, analizan la victoria del equipo blaugrana en casa ante el Levante, donde lograron tres puntos que lo pone en el liderato de La Liga. (2:13)

Cada día, la salida de Arthur del Barcelona parece estar más cerca. Las fuentes de ESPN y las noticias en Italia indican que existe un acuerdo entre el club culé y la Juventus. Si se confirma el movimiento, el centrocampista se convertirá en el séptimo brasileño, después de Neymar, en marcharse de la entidad blaugrana.

Neymar, que incluso quiere regresar al Camp Nou, fue el último brasileño en tener éxito en la escuadra catalana. Junto con Messi y Suárez, ganó muchos trofeos. De las diez copas oficiales, tiene un Mundial de Clubes, una Champions League y dos títulos de LaLiga.

El delantero se marchó al París Saint-Germain en agosto de 2017, causando una gran molestia a la directiva. Después de todo, el club lo había renovado a finales de 2016. Pero el conjunto catalán siguió adelante y apostó por los brasileños, Douglas y Arthur.

Douglas fue la mayor sorpresa. Su pase se negoció en 2014 por cinco años a cambio de 4 millones de euros. En dos temporadas, jugó ocho juegos. Luego fue prestado a Gijón, Benfica y Sivasspor.

En 2016, Barcelona envió el contrato de préstamo al defensor Marlon, de Fluminense, dejando al joven en el equipo B para adaptarse. Al comienzo de la siguiente temporada, el club culé realizó la compra definitiva por 6 millones de euros. Fue trasladado al primer equipo, pero no brilló. Jugó diez juegos. Luego fue cedido al Niza y posteriormente negociado al Sassuolo.

La revelación del Corinthians y campeón brasileño en 2015, Malcom también llegó a Barcelona rodeado de grandes expectativas después de tres temporadas en Burdeos, pero su aventura en Cataluña fue corta. Duró un año (24 juegos y cuatro goles) y fue vendido al Zenit.

En la campaña 2017/18, Paulinho hizo un movimiento inusual para los jugadores que iban al balompié de China. Dejó el Guangzhou Evergrande y firmó con el Barça un acuerdo de 40 millones de euros. Participó en 34 partidos y anotó nueve goles, pero la verdad es que no se consolidó como una pieza clave. Regresó al club chino primero en calidad de préstamo y luego fue comprado por 42 millones de euros.

La cereza del pastel fue Philippe Coutinho. El carioca fue contratado en enero de 2018, el año de la Copa del Mundo en Rusia, por 160 millones de euros. El fichaje más caro en la historia de Barcelona. La expectativa era que alcanzaría un nivel superior al que había mostrado con el Liverpool en la Premier League. Pero decepcionó. Nunca justificó la inversión y se fue después de 18 meses.

Al revisar el equipo actual del Barcelona, además de Arthur, el Barça cuenta con el portero Neto, contratado por 26 millones de euros para ser suplente del alemán Ter Stegen. A los 30 años, el brasileño tiene solo cuatro partidos, pocas oportunidades, y debería considerar irse.

Arthur era una apuesta para el futuro, tuvo un muy buen comienzo, pero después de dos años de altibajos debe abandonar el Camp Nou y recuperar su mejor versión en la Juventus.

Otros casos

Otros tres brasileños pueden cambiar la historia reciente de jugadores cariocas en Barcelona, ​​recordando las historias de éxito con Evaristo de Macedo, Romário, Ronaldo, Rivaldo, Ronaldinho y Daniel Alves, solo por nombrar algunos.

Los brasileños que pueden cambiar el panorama analizado anteriormente son el lateral derecho Emerson, de 21 años, que defiende al Betis, y los centrocampistas Matheus Fernandes, de 21 años, y Matheus Pereira, de 22 años, del equipo B. El primero fue prestado al Valladolid.