<
>

Saprissa pone su mirada en joven promesa de la portería

COSTA RICA -- Luis Diego Rivas es un guardameta que posee las virtudes necesarias para brillar en el fútbol de la máxima categoría en Costa Rica. Con tan solo 22 años se ha ganado el cariño de muchos aficionados y tras quedar fuera del Cartaginés no pierde su esperanza de llegar a un equipo grande.

Rivas pasó por las filiales menores del Cartaginés, equipo que le brindó la oportunidad de debutar en Primera División. Desde el 28 de agosto del 2017 hasta el 18 de abril del 2018 fue titular indiscutible con los brumosos; sin embargo, después de esa ocasión, perdió regularidad y pasó a ser el suplente de Darryl Parker.

En lo que va del 2020 solo jugó en tres ocasiones, las cuales trascendieron en el pasado mes de enero y se mantuvo en el banquillo hasta que finalizara la participación del Club Sport Cartaginés en el Clausura 2020.

Hace pocos días se confirmó la noticia que su contrato no sería renovado y ahora ha quedado como agente libre. En entrevista con ESPN Digital, Luis Diego Rivas afirmó que la noticia fue sorprendente para él, pero la tomó con buena actitud y solo se mantiene a la espera de alguna oferta que se adapte a sus intereses. “Fue una sorpresa y un golpe duro, pero los futbolistas estamos expuestos a esto. Al Cartaginés le agradeceré por lo que me dio, estuve muchos años ahí y me atendieron de la mejor manera. El aprecio de la gente siempre lo agradeceré, cuando he jugado y aún si no estuve. Me ha tocado esperar y lo afronté con buena actitud, confiado de que algún día la oportunidad llegará”; comentó el joven cancerbero.

Según supo ESPN Digital, el Deportivo Saprissa estaría interesado en los servicios de Luis Diego Rivas, quien también ha sido llamado a la Selección Nacional; no obstante, el arquero sostiene que será trabajo de su representante analizar qué es lo mejor para su futuro.

“Trabajo con humildad y fe para que cuando vuelva a llegar el momento lo pueda hacer bien. Estoy analizando opciones con mi representante, los retos ahora es buscar más regularidad y mejores oportunidades, tener en cuenta que, donde sea que vaya, ya no será lo mismo porque mi única experiencia fue con Cartaginés, pero al final eso será positivo porque me dará más madurez”; apuntó Rivas.

“Hay que esperar, no sé si estaré lejos de casa, pero yo quiero entregar todo y ser el mejor. Creo que llegar a un equipo grande es la meta de cualquier jugador y es a lo que se aspira. No sé qué oportunidades vendrán, pero confío en los planes de Dios y estaré donde quiera y sea lo mejor para mí”; agregó.

Oriundo de Pacayas, un hermoso y frío pueblo escondido entre las montañas de Cartago, Luis Diego Rivas aseguró que “me enseño cada día a tener paciencia y el carácter necesario para afrontar la vida, a veces las oportunidades llegan y si no se aprovechan se van”.

Por último, Rivas abrió su corazón al mencionar que su humildad y deseos por trabajar se deben a sus padres, quienes le enseñaron el valor que hay cuando se esfuerza y alcanza sus objetivos.

“Tengo dos hermanas y un hermano, mi papá es agricultor y mi mamá es ama de casa, pero tiene un negocio al vender pan casero en el pueblo. Les gusta ir a la feria del agricultor en San José. Cuando tengo libre le ayudo a mi papá. Me falta mucho por aprender y me gusta bastante ayudarles. Sembramos mucho papá y zanahoria”; finalizó Rivas a ESPN Digital.