<
>

"Oviedo puede decir misa, pero vio dólares y se fue, yo haría lo mismo", Enrique 'Zancudo' Díaz

play
¿Falta de compromiso con Saprissa? Oviedo aclara polémica por preacuerdo con los morados (1:44)

Bryan Oviedo quiere estar en Saprissa, pero muchos aficionados no están contentos por la falta de un acuerdo final con los tibaseños. (1:44)

El exlateral del Saprissa en la década de los 80s comparte la decisión que tomó el seleccionado tico

Bryan Oviedo es nuevo jugador del Real Salt Lake de la MLS, así lo oficializó el propio club estadounidense a través de sus redes sociales, una noticia que dejó un sinsabor de boca considerable a parte de la afición del Monstruo que deseaba ver al tico en las filas moradas.

Pero, ¿Qué pasó para que Bryan Oviedo no continuara en el club más laureado de Centroamérica? El legionario priorizó una oferta en el balompié internacional, alargando su paso por el fútbol foráneo por mayor cantidad de tiempo, después de haber jugado en el FC Copenhague, Everton y Sunderland anteriormente.

El 27 de julio del presente año, el Saprissa hizo oficial que mantenía un preacuerdo con el lateral izquierdo de la selección de Costa Rica: solamente en el país jugaría para el 37 veces campeón nacional, y tenía tiempo para ligarse a un club internacional hasta el 15 de agosto.

Inmediatamente, un sector de la afición del Saprissa alzó la voz, pues no le parecía que el equipo tibaseño prestara de sus instalaciones para tener a un jugador que si bien es cierto nació en la institución, no estaba dándole la prioridad a los morados, a pesar de que Bryan Oviedo sostenía que era por una cláusula en su contrato de representación.

Sin embargo, en el seno de los exfutbolistas es una decisión a la que pueden encontrar múltiples razones, entre las que destaca la sana convivencia de su familia, así lo cree Enrique Díaz, exlateral del Deportivo Saprissa, quien sí señaló que al ‘Gallo’ le faltó convicción si tanto deseaba jugar con el Monstruo.

“Para mí se respeta la institución, para mí eso va en primer lugar, pero para mí el jugador tiene sus derechos de dónde él se sienta cómodo, el fútbol no dura para toda la vida, son 15 años, diez años, o una quebradura uno tiene que olvidarse del fútbol, uno teniendo familia, ¿Qué puede hacer después? Siento que, por los dos lados, uno por respeto a la institución, están ellos primero, pero la familia de Bryan Oviedo tiene que comer, entonces uno no puede obligar el jugador”, expresó ante consulta de este medio.

“Él puede hablar hasta misa, que quería quedarse con Saprissa, y todo eso, pero a la hora de la verdad, vio más dólares y uno se va, yo hubiese hecho lo mismo que él, así de fácil, siempre respetando la decisión”, aseveró a ESPN.

¿A qué respondió que Saprissa hiciera público el preacuerdo? El exlateral quien también fue campeón con el Herediano en 1981 detalla razones que sopesaron para esta iniciativa del equipo morado, además, del criterio sobre el plantonazo de Bryan Oviedo al Monstruo.

Saprissa siento que actuó bien para abrirle las puertas, siempre van a estar abiertas para los jugadores, quizá él estaba entrenando, agarrando condiciones para irse a otro lado, si él realmente quería la institución, yo pongo la ‘chayotera’ no importa la plata que me van a dar, él habló muy lindo de eso de la familia cerca, pero a la hora de la verdad yo veo unos dólares más y hago lo mismo”, expresó el exjugador de 63 años.

“En las contrataciones, Saprissa ha perdido, hay otras instituciones que se adelantan, van por detrás de Saprissa, y otros les ganan, entonces, vea Johan Venegas le dio la primera opción a Saprissa, pero hubo otras instituciones que se pellizcan y buscan rápido cómo amarrar al jugador antes que se vaya”, afirmó.

“Yo le hubiese enseñado más dólares, y que firme para dejarlo amarrado, pero al rato como él dijo, hasta el 15 de agosto voy a firmar, pero eso se le vino antes, él estaba pensando como empresario, buscar otras opciones, pero como Saprissa le abrió las opciones, y todo, pero él tenía la mente en Estados Unidos”, mencionó.

Para finalizar, el ‘Zancudo’ quien ganó cuatro títulos con el Deportivo Saprissa en 1988, 1989, 1993-1994 y 1994-1995 cree que la afición debe entender que la profesión del jugador es muy corta, y estas decisiones pueden marcar mucho más a futuro.

“No, no, hay muchos lo entienden, otros no, dónde brilla más el sol el jugador aprovecha lo máximo, el caso mío, jugué 19 años, tuve mis sueños, y me pagaron mal, por eso siento que hay que aprovechar donde haya más dinero, el fútbol es una profesión corta, hay que aprovechar”, finalizó.