<
>

Patriots y Colts escriben otro capítulo en su rivalidad

New England busca mantenerse en el sembrado N° 1 de la AFC, mientras Indianapolis lucha por alcanzar los playoffs

Nunca en la historia de la liga, la NFL había llegado a la Semana 15 con 21 equipos que tuvieran al menos seis triunfos. Y, por primera vez desde 1990, no hay ningún equipo clasificado a los playoffs a estas alturas de la temporada.

Hay cosas, sin embargo, que parecen no cambiar nunca. Como el hecho de que los New England Patriots estén en la cima de la División Este de la Conferencia Americana, de la mano de una racha de siete victorias.

Ahora, el entrenador en jefe Bill Belichick pondrá en juego su buen momento en una nueva edición de la rivalidad que marcó buena parte de las últimas dos décadas. El sábado, los Pats visitan a los Indianapolis Colts (7-6).

Equipado con una nueva arma luego de 20 años de dominio en la Conferencia Americana con Tom Brady en los controles, es el pasador novato Mac Jones el que está al frente de la ofensiva de New England ante unos Colts que presumen un equipo sumamente balanceado.

Indianapolis, ganador de cuatro de sus últimos cinco compromisos para adentrarse en el panorama de playoffs luego de un inicio de 1-4, tiene su mejor arma en el corredor Jonathan Taylor (1.348 yardas y 16 touchdowns).

Pero el éxito de los Colts va más allá de un potente ataque terrestre. El quarterback Carson Wentz tiene 22 pases de anotación por apenas cinco intercepciones, la defensiva ha concedido menos de 20 puntos en tres de sus últimos cuatro encuentros y sus 29 robos de balón --incluyendo al menos uno en cada encuentro de esta campaña-- representan la mayor cantidad en toda la NFL.

Tal vez necesiten más de eso ante unos Patriots que se catapultaron a la cima de la AFC de la mano de la mejor defensiva de toda la NFL, una unidad que concede apenas 15.4 puntos por encuentro y menos de 14 en cada uno de sus últimos cinco compromisos.

Esto le ha facilitado la tarea al joven Jones, cuyo trabajo principal ha sido mantenerse alejado de los errores, convertir cuando es preciso (séptimo lugar en efectividad en tercera oportunidad) y depender de un ataque terrestre por demás versátil.

Los Patriots han ganado los últimos seis partidos de la serie ante Indianapolis, pero todos ellos fueron con Brady.

"Sin importar cómo entremos al baile, sólo queremos entrar, y la forma de hacerlo es ganar cada semana", dijo el esquinero Kenny Moore II.

New Orleans Saints (6-7) en Tampa Bay Buccaneers (10-3)

Muchas cosas han cambiado desde que los Saints de New Orleans le propinaron a Brady la peor derrota de su carrera, un 38-3 en la Semana 9 de la temporada pasada.

Para empezar, los Buccaneers eliminaron a los Saints en la Ronda Divisional de la postemporada pasada que marcó el fin de la carrera de Drew Brees y encaminó a Tampa Bay hacia el título del Super Bowl.

Ahora, los Saints tienen la oportunidad de frenar una racha de cuatro victorias de los Buccaneers y de paso impedir que los vigentes campeones de la NFL aseguren su boleto a la postemporada. Desde luego que es mucho más fácil decirlo que hacerlo.

Los Saints vienen de quebrar una racha de cinco derrotas gracias a un triunfo 30-9 sobre los New York Jets el domingo anterior. Pero estos Bucs están muy lejos de ser los Jets. Basta señalar que Brady y Tampa Bay gozan del ataque más productivo de la NFL al son de 31.5 puntos por encuentro.

Brady, quien nuevamente tiene credenciales de Jugador Más Valioso también es líder en yardas aéreas (4,134) y pases de touchdown (36) en la actual temporada. Y enfrente tendrá a unos Saints que han concedido al menos 27 unidades en cinco de sus últimos siete juegos.

Pero desde que Brady se integró a Tampa Bay al inicio de la campaña anterior, tiene marca de 0-3 en la temporada regular ante los Saints, incluyendo una derrota 36-27 en la Semana 8. Pero este no es el mismo equipo de New Orleans.

En aquella ocasión Jameis Winston lanzó un pase de touchdown ante su ex equipo antes de lesionarse la rodilla en el segundo cuarto y perderse el resto de la temporada. Ahora la responsabilidad del ataque está en manos del versátil, e igualmente inseguro, Taysom Hill.

La Semana 15 inició el jueves con el triunfo de los Kansas City Chiefs por 34-28 en tiempo extra sobre Los Angeles Chargers.

Travis Kelce atrapó un pase corto de Patrick Mahones y provocó que varios rivales fallaran para un avance de 34 yardas hasta la zona de anotación, que dio a los Chiefs (10-4) su séptima victoria consecutiva.

Los Chargers quedaron con 8-5, también en el Oeste de la Americana.

La acción continúa el sábado con Las Vegas Raiders (6-7), que han perdido cinco de sus últimos seis partidos, en una visita a los Cleveland Browns (7-6), que tiene a 18 jugadores en la lista de COVID-19.

La jornada sigue el domingo con los siguientes encuentros: Carolina Panthers (5-8) en Buffalo Bills (7-6); Arizona Cardinals (10-3) en Detroit Lions (1-11-1); Houston Texans (2-11) en Jacksonville Jaguars (2-11); New York Jets (3-10) en Miami Dolphins (6-7); Dallas Cowboys (9-4) en New York Giants (4-9); Washington (6-7) en Philadelphia Eagles (6-7); Tennessee Titans (9-4) en Pittsburgh Steelers (6-6-1); Cincinnati Bengals (7-6) en Denver Broncos (7-6); Atlanta Falcons (6-7) en San Francisco 49ers (7-6); Green Bay Packers (10-3) en Baltimore Ravens (8-5); Seattle Seahawks (5-8) en Los Angeles Rams (9-4).

La Semana 15 concluye el lunes con la visita de los Minnesota Vikings (6-7) a Chicago Chicago (4-9) en un duelo entre rivales del Norte de la AFC desesperados por permanecer en el panorama de postemporada.

Carrera a los playoffs

Esta semana Arizona, Green Bay y Tampa Bay pueden sellar su boleto a playoffs con un triunfo.

Patriots, Titans, Cowboys y Rams también podrían asegurar su lugar en postemporada esta misma semana, aunque requieren de una victoria y una combinación de resultados.